CAUSAS Y  FACTORES DE RIESGOS (para llegar al abuso de sustancias)

Por nuestro colaborador  :

Lic. Eddy Paulino Ulerio

Psicólogo Clínico, Psicometrista

Es indispensable conocer las causas y  factores de riesgos para poder hablar de la recuperación con relación a la enfermedad de la adicción. Muchas personas desinformados tienen en su mente que un persona adicta es aquel que anda en las calles sucio y robando públicamente, inyectándose con agujas sucias o en un total estado de indigencia. No es así, la enfermedad de la adicción tiene muchas vertientes, adicto a todo lo que de una manera u otra pueda convertir la vida de las persona en algo incapaz de controlar y la obsesión y la compulsión de seguir haciéndolo, aun sabiendo que le está provocando un malestar constante y deterioro en diferentes áreas de su vida.

En las últimas décadas se ha podido concluir que la adicción tiene un origen multifactorial e involucra una interacción compleja entre precursores genéticos, fisiológicos y ambientales.

A continuación detallamos algunas de las causas y factores de riesgos:

  1. Familiares:

Son los factores de riesgos más frecuentes en especial en el alcoholismo. Por lo general hay permisividad en el seno familiar, problemas de comunicación (falta o comunicación disfuncional Ejemplos: maltratos, insultos, dominancia), pobres estilos disciplinarios, rechazo parental, abuso físico y sexual (sin distinción de género); hogares desintegrados (divorcio, separaciones), así como la falta de adecuada supervisión familiar.

  1. Sociales:

 Nuestra sociedad es permisiva (Rep. Dominicana) con el alcohol y en tal sentido desde que nacemos hasta nuestra muerte los eventos sociales están entremezclados con el alcohol, la disponibilidad de las bebidas etílicas juega un rol importante para el inicio del uso de sustancias ilegales, el machismo es otro atributo psicológico de base cultural que tiene mucha relevancia en los patrones de consumo de nuestra sociedad. Aspecto adicional a considerar es el vínculo con amistades malsanas con tendencias antisociales donde la presión de grupo ya sea en contextos sociales, laborales o académicos son muchas veces la que precipita el desarrollo de consumos excesivos y finalmente dependencia.

  1. Psicológicas/ Psiquiátricas: Los factores de riesgo más reconocidos para el desarrollo de las adicciones se resumen en la siguiente:
  1. Trastornos perturbadores de conducta: Rebeldía con tendencia a transgredir las normas sociales, indisciplina, impulsividad y/o agresividad, hurtos o tendencias a vínculos con pandillas callejeras… Trastornos de Hiperactividad con Déficit de atención que se refiere al niño o niña con problema de inquietud, hiperactividad, impulsividad y serios problemas de atención con el resultante menoscabo en el rendimiento escolar. Dada su inquietud e hiperactividad muchos de estos niños o niñas desarrollan problemas de conducta y con frecuencia estos cristalizan en problemas con alcohol u otras drogas.
  2. Trastorno de Personalidad: Problemas en la forma del comportamiento (conducta), la manera de pensar (cognición), la modalidad de manifestar sus afectos e impulsos, así como la manera de relacionarse con los demás. En el escenario de la dependencia a sustancia muchos de los trastornos de personalidad predisponen al consumo, por lo cual es pertinente, su adecuado reconocimiento y atención temprana para evitar su desenlace en problemas adictivos.

Trastorno de Personalidad Dependiente: Joven que se deja llevar por el grupo, usualmente pasivo, de poco carácter, que por lo general no asume sus propias decisiones sino deja que otros lo hagan por el, inseguro, con marcadas necesidades de ser asistido por los demás. Frecuentemente estas personas son presa fácil de la presión social para el consumo de alcohol y otras drogas.

Trastorno de Personalidad Evitante (Ansiosa): Es la persona con rasgos de timidez de mucho tiempo, con creencias de ser inferior, socialmente inaceptable, con serios problemas para relacionarse a nivel social (particularmente con el sexo opuesto) por el temor a la crítica, rechazo al no “caer bien” muy cohibida, temerosa al fracaso y con frecuencia  usa el alcohol y otras drogas (estimulantes) como forma de desinhibirse, relajarse y así suplir su deficiencia psicológicas personal y enfrentar las situaciones sociales y temores diversos.

Trastorno de Personalidad Antisocial (Disocial): Se refiere a un trastorno con claras perturbaciones conductuales antes de los 15 años, caracterizada por la trasgresión repetitiva y constante de las normas sociales y de los derechos de los demás, con problemas de indisciplina, rebeldía y variados grados de conductas antisociales (delincuenciales). Tal trastorno suele acompañarse  del uso de alcohol y otras drogas dentro del repertorio conductual antes mencionado. Es uno de los trastornos de peor pronóstico y que es una condición que debe ser identificada por el riesgo de manipular el entorno en beneficio personal.

Trastorno de Personalidad Histriónica: Trastorno frecuente en el género femenino, caracterizado por la tendencia a la exageración en la expresión de sus emociones, con búsqueda constante de ser el centro de atención, con poca tolerancia a la frustración, con tendencia a enfrentar sus problemas o conflictos a través de conductas mal adaptadas ejemplos; desenfrenos impulsivos, gestos suicidas, manifestaciones conversivas (desmayos, otros…) o disociativas (estados de trance, desorientación en persona, conductas agresivas) cuya finalidad es manipular a su entorno (pareja, familia) para satisfacer sus necesidades personales. Este tipo de personalidad con frecuencia usa el alcohol, lo sedante u otras drogas para enfrentar sus conflictos de relación y/o sus tensiones extremas, calmando transitoriamente sus angustias para luego cristalizar en la dependencia.

  1. Otros Condiciones Psicológicas/Psiquiátricas:
  1. Depresión: La depresión se refiere al estado de abatimiento, tristeza, desesperanza, minusvalía, emotividad, insomnio, pérdida de apetito e idea de muerte o intento de suicidas con variados grados de compromisos funcional en las áreas académicas, laborales o socio familiares de ms de dos semanas de duración, desencadenada o no por estresores ambientales,(muerte de familiar, problemas económicos, conflictos familiares, otros…), constituye una de las condiciones que pueden anteceder a la iniciación de la adicción o a un consumo excesivo crónico de alcohol y otras sustancias.
  1. Ansiedad: Estrés es una de las condiciones más frecuentes con las que una persona se enfrenta al diario vivir. El estrés se define como el estado de tensión generado por múltiples problemas o presiones (personales, familiares, económicos, otros…) que la persona puede estar enfrentando y que es resultado de la forma como esta aprecia tales estresores y de los mecanismo de afrontamiento que dispone a través de su experiencia de vida. Tal situación es con frecuencia el precipitante del consumo de alcohol u otras drogas como forma de aplacar la angustia, la tensión en algunos casos, y en otros como forma de olvidar la realidad tan dura. Aquí la orientación apropiada de las medidas de relajación así como del uso adecuado de su red familiar inmediata son las medidas más a la mano que se disponen para enfrentar tal condición.
  1. Otro trastorno frecuente es el de la Ansiedad Generalizada que se refiere al estad de ansiedad crónico. La persona se preocupa en demasía por todas las cosas, y tiene tendencia a pensar en las diversas posibles eventualidades negativas de su vida o de sus allegados. Por lo general tales personas dado los niveles elevados de tensión son candidatos plausibles para el consumo de alcohol como forma de mediar su tensión excesiva. Las medidas preventivas más adecuadas son similares a las del estrés.
  1. Finalmente el rublo de la ansiedad se tiene al Trastorno de Pánico que se refiere a aquella condición que se presenta entre la segunda y tercera década de la vida y que se caracteriza por episodios transitorios (minutos) de crisis de ansiedad, desesperación, falta de aire, sensación de vacío en el estomago, palpitaciones, tensión muscular generalizada, temor a volverse loco, o deseos de salir corriendo, que por lo general se acompaña de inseguridad y al repetirse las crisis deviene en un estado de tensión permanente (ansiedad anticipatoria) que hace a la persona muy insegura y limitada y con marcadas restricciones, salir por los temores de una recurrencia en la calle y de encontrarse solo(a). Es un trastorno que requiere ser reconocido y tratado psiquiátrica y psicológicamente, de manera apropiada dado que se asocia con un curso desfavorable del alcoholismo. Otra consideración importante es que trae consigo un riesgo elevado de habituación a sedantes por el marco tinte ansioso.

Lic. Eddy Paulino Ulerio

Psicólogo Clínico, Psicometrista

Consejero en Adicciones.

Website Pin Facebook Twitter Myspace Friendfeed Technorati del.icio.us Digg Google StumbleUpon Premium Responsive

Posted in Temas Interesantes by Tanya Hoepelman on febrero 6th, 2015 at 9:18 am.

1 comment

Previous Post:   Next Post:

One Reply

  1. I enjoy reading through a post that can make men and women think.
    Also, thank you for allowing me to comment!


Leave a Reply